Padre nuestro que estás en los cielos
Santificado sea nuestro destino
Y más aún nuestro manifiesto.
Venga a nosotros tu reino,
Hágase tu voluntad,
Así en América como en la Tierra.
No nos dejes caer en la conquista
Y líbranos de toda inmigración.
Padre nuestro y sólo nuestro
Vénganos, no solo hoy,
Sino también mañana.
Danos hoy el pan nuestro de cada día,
No nos libres de nuestros deudores
Y has de ellos el dólar su pan
De cada día.
Padre nuestro, ¡Oh Padre nuestro!
No pido mucho, mas sólo pido lo que merezco
Y ya en desarrollo
Líbranos de todo mal, amén.